“Orígenes” escrito de Alejandra, Co-fundadora.

nyc

Para mí Globalnest nace como consecuencia de más de 15 años de un largo recorrido de experiencias personales. La mejor forma de definir por qué decidí crear esta compañía junto con el resto del equipo es haciéndolo a través del relato de mi propia historia, la cual refleja el espíritu y valores de la empresa.

Gracias a la visión de futuro de mis padres, desde pequeña he llenado mi tiempo de actividades extraescolares relacionadas con el deporte y los idiomas. Todavía sin ser consciente de la gran importancia que tenía el hablar otras lenguas, a los 14 años me enviaron una temporada a vivir con una familia en Nueva York. Han pasado más de 10 años y nunca olvidaré la mezcla de sensaciones que sentí al llegar: shock cultural, miedo a no entender, curiosidad por ver cómo sería su día a día y la incertidumbre de saber si encajaría y me lo iba pasar bien.

Los primeros días, en un entorno completamente nuevo, notaba que no dominaba el inglés, no sabía cómo hacer de aquella casa mi hogar y vi que tenía que cambiar el chip e intentar integrarme por completo. Poco a poco empecé a notar una gran mejora del idioma y a disfrutar al máximo de las costumbres de una familia americana y de un país con mucho por ofrecer. Mis esfuerzos estaban dando su fruto. Cuando volví a casa, mis padres se encontraron con una nueva Alejandra:más espabilada, llena de historias y anécdotas, contenta y mucho más madura. Los siguientes años repetí la experiencia en Alemania, Francia y otros lugares de EEUU. Cada vez se me hacía más natural cambiar de lengua, país y cultura. Estas vivencias han hecho que casi sin darme cuenta haya perfeccionado el idioma y que el hecho de “salir de la zona de confort” se haya convertido en algo divertido, desafiante, ya que mi zona de confort es cada vez más amplia. Guardo recuerdos, memorias y una buena relación con muchas de las familias y gracias a ello he cultivado amistades de por vida en varias ciudades.

Globalnest ofrece a los jóvenes la oportunidad de vivir enriquecedoras experiencias en el extranjero que contribuirán a su crecimiento personal, abrir nuevos horizontes, aprender idiomas y volver con memorias que guardarán como un tesoro para toda la vida. Nuestro saber hacer, red de contactos y ganas de ofrecer lo mejor harán que se sientan a gusto a lo largo de toda su estancia. Saldrán de su nido aterrizando en otro nido en el extranjero y romperán el hielo, entrenándose para tener éxito en un mundo cada vez más globalizado y con mayor movilidad internacional.

Nosotros, con ellos, también creceremos y cumpliremos nuestro sueño: trabajar de lo que nos gusta y contribuir a la felicidad y crecimiento de la comunidad Globalnest

 

Alejandra